Un niño oyente aprende LSE para predicar a los Sordos

Por 28 octubre, 2016Nacional, Sordos

El Ministerio de Sordos en España tiene un intérprete muy especial. Se llama Isaac Sánchez Herrera, tiene 11 años, vive en Tenerife, y aprendió LSE (Lengua de Signos Española), en tan solo 9 meses, para poder hablar de Jesús a las personas Sordas.

Isaac Sánchez es hijo de José Sánchez y Nuria Liset Herrera, y tiene un hermano mayor llamado Ismael. Una familia cristiana adventista muy comprometida con la iglesia y con Dios. Sus padres han apoyado el Ministerio de Sordos desde siempre, pero la iniciativa de aprender LSE ha sido de Isaac. “Un día vi en mi Iglesia a un grupo de personas que hablaban en  LSE (Lengua de Signos Española). En ese grupo había una personas Sorda y yo quería comunicarme con esa persona“-decía Isaac- “Las personas Sordas tienen derecho a conocer a Dios y poder comunicarse libremente en cualquier ámbito. Es como un idioma más. Ayudarlas me hace sentirme feliz. -añadía-

Según Isaac el trabajo por la comunidad Sorda va avanzando, gracias a Dios. Cada vez se hacen más actividades, congresos, etc. para personas Sordas. Hay que ver la lengua de signos como un idioma más y pensar en cómo se siente una persona sorda al no poder oír nada. “Necesitamos más empatía por el prójimo” – nos recordaba él-.

Este niño oyente de tan solo 11 años de edad aprendió LSE observando y copiando a las intérpretes de su iglesia durante las horas de cantos y cultos en la iglesia. Luego, un sábado comenzaron unas clases de LSE impartidas por el Ministerio de Sordos de España y él se apuntó. Luego se atrevió a interpretar y las personas Sordas le animaron, así que, aunque todavía le queda mucho por aprender, se siente muy motivado. Según Isaac “Cualquier persona puede aprender lenguaje de signos, lo único que hace falta es tener interés y ganas de aventurarse en este mundo”.

Entre las dificultades que Isaac ha notado, para acceder al mundo de los Sordos, está que las personas Sordas no entienden frases hechas, ni metáforas… Además de aprender LSE, hay que empaparse de la cultura de las personas Sordas para poder comprenderlas.

Para este pequeño, los oyentes podemos hacer todavía mucho para ser útiles a la comunidad Sorda, podemos fomentar más el aprendizaje de la LSE en nuestras iglesias; dar mas cursos para poder ayudar al Ministerio; interpretar en LSE cuando se cante en la iglesia y concienciar a la gente hablando del Ministerio en la iglesias. 

Cuando sea mayor, Isaac quiere estudiar la carrera de Intérprete de Lengua de Signos, para ayudar al Ministerio de Sordos de España en un futuro. Aunque ya lo hace ahora, quiere ser un profesional para Dios. Afirmación que consigue emocionar a la directora del Ministerio de Sordos de España, Taida Rivero.

Para la directora del Ministerio de Sordos de España ha sido toda una sorpresa ver a Isaac, un bebé de su iglesia natal, convertido en todo un “hombrecito” sirviendo a Dios a través del LSE. “La verdad es que no tengo palabras. Yo conocia a Isaac desde que era un bebé, pero al vivir ahora tan lejos de él fue toda una sorpresa. Fue en septiembre de este año 2016 cuando tuve la oportunidad de volverlo a ver, y me quedé asombrada de como Dios lo estaba preparando. No sé como explicarlo, pero me sentí muy feliz. Creo que puede hacer cosas maravillosas para Dios” – afirmaba Taida Rivero-. “Isaac es un niño muy maduro para su edad.  Reflexiona bastante las decisiones que toma, y sobretodo está muy entregado a Dios” -recalcaba la directora del Ministerio de Sordos de España-.

A la comunidad Sorda Adventista de España le ha hecho mucha ilusión conocer el caso de Isaac. Según Taida Rivero “Cuando Isaac dedicó el canto que se ve en el video, en LSE, a Dios en la Iglesia de Vives, Valencia, yo se lo envié a las personas Sordas de nuestro grupo de WhatsApp. Sus reacciones fueron de sorpresa y alegría al verlo interpretar. Tanto es así, que se motivaron a enseñar la LSE a los otros niños para ver si conseguían otro Isaac. Tienen muchas ganas de conocerle y de hablar con él“.

Ojalá hubiera más Isaacs, pero sobre todo más adultos implicados. Tal y como nos explica la directora del Ministerio de Sordos de España, “No hay que olvidar que Isaac es un niño  aún y no podemos obligarle a hacer cosas que no le corresponden por su edad. Aunque Isaac y mas miembros de su iglesia interpretan para este Señor, hay temas que se hablan en la Iglesia que el interprete debe tener capacidades y edad para interpretar. No podemos hacer que el desarrollo de madurez de Isaac se adelante a su edad. Por eso hacemos un llamado a los adultos, para que se aventuren en el aprendizaje. Si Isaac con 11 años puede, ¿por qué no un adulto?” -pregunta Taida Rivero-

Por supuesto, no todos tenemos la capacidad de interpretar en LSE, pero si podemos colaborar con este ministerio de otras maneras, como por ejemplo hacer donaciones para los nuevos proyectos que el Ministerio de Sordos está intentando implantar en nuestras iglesias. Y, lo más importante: mejorar el trato con las personas Sordas. Según la directora del Ministerio de Sordos de España, “Muchas siguen siendo discriminadas en las iglesias por no saber como comunicarse, y lo pasan mal. Es triste ver como, las personas Sordas, te escriben y te comentan que no quieren ir mas a la iglesia porque se aburren, o porque no se sienten bien allí“. 

Necesitamos más manos que ayuden para que las personas Sordas no se sientan solas, ni fuera de lugar en nuestras iglesias. Seguimos luchando, y esperamos poder ver pronto los frutos de esa lucha, y ver a mas chicos como Isaac en este mundo en el que tan solo estamos de paso“.-concluía la directora del Ministerio de Sordos de España, Taida Rivero-.

Esther Azón. HopeMedia.es

Foto. Fotograma

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.