S.N.R.

S.N.R.*: Cristianos, judíos, musulmanes y sijíes, unidos contra el Brexit.

Dirigentes de la religión anglicana, la católica, la judía, la musulmana y el sijismo se movilizan por la permanencia del Reino Unido en la UE.

Justin Welby, arzobispo de Canterbury.

Justin Welby, arzobispo de Canterbury.

Altos exponentes británicos de todas esas religiones se han manifestado rotundamente en los últimos días en contra del Brexit y a favor de que el país continúe caminando de la mano de Bruselas. Empezando por los líderes de la Iglesia anglicana, que con sus 25 millones de fieles es el credo mayoritario en Inglaterra, quienes no han dudado en entrar en campaña y declarar públicamente sus posiciones filoeuropeístas.

El propio arzobispo de Canterbury y máximo dignatario eclesiástico de la Iglesia Anglicana, Justin Welby, ha decidido remangarse y lanzarse al ruedo político para mostrar su rechazo a que el Reino Unido se divorcie de la UE. “Yo voto por seguir”, se confesaba el pasado domingo desde la primera página del Mail on Sunday, alertando de que la ruptura con Bruselas puede provocar recortes en las pensiones de jubilación, en el sistema sanitario público y en los fondos destinados a la defensa del país. Argumentos casi idénticos a los que suele esgrimir el primer ministro británico, David Cameron, para tratar de convencer a sus compatriotas (sobre todo a los ancianos, los más euroescépticos de todos a decir de las encuestas) de votar a favor de la permanencia en la UE.

El caso es que sólo unos días antes, a finales del mes pasado, Welby era mucho más cauto a la hora de hablar del referéndum. “No creo que haya una correcta visión cristiana respecto a votar en un sentido o en otro. No se puede decir: ‘Dios dice que hay que votar así o asá”, aseguraba. En ese momento la Iglesia de Inglaterra mantenía una posición escrupulosamente neutral respecto a la consulta, limitándose a pedir a sus fieles que no dejasen de rezar para que el Señor les guiase en su voto y publicando en su página web una oración especial para ese menester. “Dios de verdad / danos la gracia de discutir las cuestiones de este referéndum / con honestidad y apertura. / Se generoso con los que tratan de formarse una opinión / y da discernimiento al que vota, / para que nuestra nación pueda prosperar / y que con todos los pueblos de Europa podamos trabajar por la paz y el bien común / por amor de Jesucristo nuestro Señor. / Amén”.

Pero es verdad que entonces las encuestas no eran tan ajustadas como lo son ahora y el fantasma de una posible victoria del Brexit no se había materializado en las dimensiones que presenta en la actualidad. Para el frente pro europeísta, contar con el respaldo del primado de la Iglesia anglicana supone una baza fundamental. Al fin y al cabo, los que más a pies juntillas se toman las recomendaciones del arzobispo de Canterbury son los electores de más edad. Y en justo ahí donde se encuentra el mayor caldo de cultivo de partidarios del Brexit.

APOYOS DE OTROS CREDOS.

Pero, por si no los predicamentos del arzobispo Welby no fueran suficientes, también su predecesor en el cargo, Rowan Williams, se ha declarado a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE. Y la Iglesia de Escocia, perteneciente también a la comunidad anglicana, aún ha ido más allá: su asamblea general ha sometido la cuestión ha votación y, por aplastante mayoría, ha decidido que lo mejor para el país es continuar bajo el paraguas de Bruselas.

La Iglesia católica británica también sermonea contra el Brexit, por boca fundamentalmente del cardenal del cardenal Murphy-O’Connor, arzobispo emérito de Westminster. “Es evidente la necesidad de una reforma y de una renovación de Europa. Aún no está claro si la UE será capaz de afrontar tal proceso, pero creo que una retirada del Reino Unido haría esa renovación todavía más difícil. Ese es el motivo principal por el cuál querría que Gran Bretaña siguiera perteneciendo a la Comunidad Europea y cooperase con sus socios a dar una contribución fundamental a esa renovación”, escribía en un amplio artículo publicado recientemente en el rotativo Spectator.

Y eso no es todo. La rabina Laura Janner-Klauser, al frente del movimiento de los judíos reformistas británicos, se declara asimismo en contra del Brexit. Lo mismo que Miqdaad Versi, secretario general del consejo musulmán británico. Y otro tanto ha hecho Jasvir Singh, presidente de City Schiks, un organismo que agrupa a numerosos británicos seguidores del sijismo, una religión india. Todos a una, junto al arzobispo emérito de Canterbury, Rowan Williams, han firmado una carta abierta en la que toman posición a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE y que hacían pública a través del diario The Observer. “Como exponentes religiosos, hacemos un llamamiento a nuestros hermanos y hermanas para que valoren las implicaciones que una salida de la Unión Europea implicaría en los asuntos que más nos importan como personas de fe”.

La carta subraya en ese sentido cómo los últimos 70 años constituyen “el más largo periodo de paz que Europa haya experimentado en toda su historia” y destaca asimismo cómo la mayor parte de los desafíos del mundo actual -entre los que citan la lucha contra la pobreza, el cambio climático o la crisis de los refugiados- solo pueden afrontarse en un contexto europeo y global.

Fuente: Actualidad Evangélica.

————————–
* Servicio de Noticias de Religión (S.N.R.) – Noticias Adventistas de España (ANN-España) comparte las siguientes noticias relacionadas con el mundo religioso en España y el resto del mundo como un servicio más a los lectores. La opinión reflejada en estos artículos son de fuentes externas y no representa necesariamente la opinión de ANN-España ni la opinión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. – Comunicaciones UAE.

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.