Posición de la iglesia sobre la homosexualidad incorpora la “compasión”

22 octubre, 2012 - Categoría: Eventos, Internacional - 4 Comentarios
Ben Schoun, uno de los vicepresidentes de la Iglesia Adventista mundial (izquierda) preside la sesión del miércoles 17 de octubre por la mañana, en el que los delegados al Concilio Anual analizaron los cambios propuestos a las declaraciones de la iglesia sobre la homosexualidad. En la plataforma lo acompañaron G. Alexander Bryant, secretario asociado de la iglesia mundial; y Tamara Boward, la secretaria de registros. Foto: Ansel Oliver.

Ben Schoun, uno de los vicepresidentes de la Iglesia Adventista mundial (izquierda) preside la sesión del miércoles 17 de octubre por la mañana, en el que los delegados al Concilio Anual analizaron los cambios propuestos a las declaraciones de la iglesia sobre la homosexualidad. En la plataforma lo acompañaron G. Alexander Bryant, secretario asociado de la iglesia mundial; y Tamara Boward, la secretaria de registros. Foto: Ansel Oliver.

Fuente: Edwin Manuel Garcia/ANN-DIA

Este miércoles, la Iglesia Adventista del Séptimo Día reafirmó su posición contra las actividades homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero también suavizó la declaración de la posición de la denominación al incluir la compasión hacia los que siguen ese estilo de vida.

El documento de media página con la declaración sobre la homosexualidad fue aprobado en forma abrumadora por un voto a mano alzada de más de doscientos pastores, laicos y otros obreros de la denominación que asistieron a la sesión final de la Junta Directiva durante el Concilio Anual 2012 en la sede central de la denominación en Silver Spring (Maryland, Estados Unidos).

Los líderes de la iglesia dijeron que la declaración de posición original preparada en 1999 era clara y estaba basada en las enseñanzas bíblicas. Se eligió sin embargo actualizar el documento para transmitir el mensaje de que la iglesia no acepta las prácticas homosexuales pero tiene que reconocer la necesidad de ministrar con compasión hacia las personas que siguen ese estilo de vida, dijo Pardon Mwansa, uno de los vicepresidentes de la iglesia mundial, que presidió la comisión de declaraciones normativas que recomendó el cambio.

“Sentimos que necesitábamos cerrar esta declaración con una frase que muestre que la iglesia está dispuesta a mostrar un espíritu de compasión como el de Cristo hacia aquellos que practican un estilo de vida homosexual”, dijo Mwansa a los presentes que representaban a líderes de la iglesia de seis continentes.

Ian Sweeney, presidente de la Unión Asociación Británica se dirige al presidente de la asamblea durante la discusión. Foto: Ansel Oliver.

Ian Sweeney, presidente de la Unión Asociación Británica se dirige al presidente de la asamblea durante la discusión. Foto: Ansel Oliver.

La declaración, que no define la compasión ni explica de qué manera la iglesia debería tratar a los homosexuales, también fue reditada para mostrar una postura más firme que antes en relación con el hecho de que la iglesia intenta permanecer fiel a las Escrituras.

La oración final del documento de tres párrafos ahora expresa: “Como sus discípulos, los adventistas del séptimo día se esfuerzan por seguir las enseñanzas y el ejemplo del Señor, al vivir una vida de compasión y fidelidad semejante a la de Cristo”.

Ninguno de los delegados del auditorio se pronunció sobre el tema antes de la votación.

Por otra parte, un punto de agenda más controvertido, a saber, la declaración revisada de la posición de la iglesia en relación con el matrimonio entre personas del mismo sexo fue motivo de una respuesta más apasionada, en ocasiones enfocada en el tema en sí y, en otras, en los matices gramaticales que formaron parte de la edición grupal de un controvertido documento.

Los líderes de la comisión dijeron que decidieron revisar la declaración sobre uniones entre personas del mismo sexo para reflejar las tendencias sociales, como por ejemplo reconocer que algunos gobiernos han otorgado estatus legal a este tipo de uniones.

Ekkehardt Mueller, subdirector del Instituto de Investigaciones Bíblica, se dirige a la comisión durante el período de discusión. Foto: Ansel Oliver.

Ekkehardt Mueller, subdirector del Instituto de Investigaciones Bíblica, se dirige a la comisión durante el período de discusión. Foto: Ansel Oliver.

“Las instituciones del matrimonio y la familia están siendo atacados”, declaró Willie Oliver, miembro de la comisión normativa y codirector de Ministerios de Familia de la Iglesia Adventista mundial, al citar una frase que ahora ha pasado a formar parte de la nueva declaración.

Al describir la homosexualidad, la declaración también borró la palabra “trastorno”, dado que la consideró pasada de moda, y la remplazó con el término “alteración”. Esa oración, que forma parte del nuevo documento de cinco párrafos, ahora expresa: “La homosexualidad es una manifestación de la alteración y ruptura de las inclinaciones y relaciones humanas causadas por la entrada del pecado en el mundo”.

Y al igual que la declaración sobre la homosexualidad, la declaración sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo procura extender la compasión.

La versión previa expresaba: “Sostenemos que todas las personas, no importa cuál sea su orientación sexual, son hijos de Dios”. La nueva versión dice: “Sostenemos que Dios ama a todas las personas, más allá de cuál sea su orientación sexual”.

Un delegado de Europa trató de que se enmendara la declaración al remplazar la frase donde expresa que la homosexualidad es una “alteración”, indicando que la iglesia debería mostrarse más sensible.

Su propuesta fue rechazada por Gina Brown, miembro laico de la División Norteamericana, y finalmente por todo el cuerpo. “Aunque muchos de nosotros tenemos familiares homosexuales, entendemos el proceso de pensamiento, los seguimos aceptando, los seguimos amando, seguimos interesándonos en ellos”, dijo Brown. “Sin embargo, como iglesia, tenemos que adoptar una posición de parte de lo correcto”.

Ekkehardt Mueller, subdirector del Instituto de Investigaciones Bíblicas, felicitó a la comisión por la inclusión de una frase en la oración que se propuso para ser enmendada, en la que se vincula a la homosexualidad con la “entrada del pecado” en el mundo.

“Sentimos que es algo necesario en este contexto, en especial porque los homosexuales de la actualidad suelen negar toda noción de pecado y decir: ‘Así es como hemos sido creados; Dios nos ha creado de esta manera y, por lo tanto, tenemos el derecho y el deber de seguir este estilo de vida’. Por ello, me opongo a la enmienda que se ha propuesto”, dijo Mueller.

El tema de la homosexualidad y las cuestiones transexuales motivaron a que un delegado, el presidente de la Unión Asociación Británica, solicitara orientación a los líderes de la iglesia respecto de una situación que experimentó hace poco en su región.

“Hemos tenido un hermano que, hace dos semanas, regresó a la iglesia como hermana. Desde el punto de vista legal, según la ley británica, ahora él es una hermana, y se ha sometido a las operaciones necesarias. Jamás me había encontrado con algo semejante en mi ministerio”, expresó Ian Sweeney al dirigirse a los miembros de la comisión normativa. “Necesitamos ayuda para saber qué hacer en este caso”.

Sweeney no recibió la respuesta que probablemente esperaba, pero se hizo obvio que la iglesia tendrá que lidiar nuevamente con este tema en el futuro.

“Hemos recibido pedidos desde otras partes del campo mundial sobre situaciones en las iglesias. El manual de la iglesia no tiene mucho para decir al respecto —en efecto, tiene muy poco para decir sobre el tema— de manera que son cuestiones que ahora vamos a tener que enfrentar como cuerpo de la iglesia”, replicó Ben Schoun, uno de los vicepresidentes de la Iglesia Adventista mundial y vicepresidente de la comisión normativa.

“Quizá la comisión nos dará sugerencias u orientación”, concluyó Schoun.

Traducción de Marcos Paseggi

  • jOHN KLARK

    dentro de nada vamos a tener pastores homosexuales no se preocupen. como tenemos ya mujeres “pastor” esto de aceptar los [contenido editado por irrespetuoso sin citar fuente] “compasión” es cosa de tiempo (muy corto).

  • jessica

    seremos compasivos, pero debemos llamar al pecado por su nombre y dar la honra y gloria a Dios.

  • https://www.facebook.com/juanramon.junqueras Juan Ramón Junqueras Vitas

    He leído la nota desde la primera letra hasta la última. Aprecio la inclusión de la idea de “compasión” en la declaración, porque es lo que necesitamos todos, heterosexuales y homosexuales, de la parte de nuestro Dios. Pero no vincular directamente este idea a la de la homosexualidad hubiera estado mejor todavía. Jesús de Nazaret manifestó compasión por todos, por los que se sentían oprimidos, pero también por los que los oprimían. Por los que se sentían apartados de la comunidad religiosa, pero también por los que los apartaban con sus prácticas fariseas. Todos tenemos la esperanza de poder acogernos a la compasión de Dios, sin que nuestra orientación sexual sea al pilar de su actitud por nosotros. No necesitamos más compasión por un homosexual de la que él necesita por nosotros. Todos navegamos a la deriva muchas veces, y nuestra única esperanza es que nuestro Padre del Cielo nos rescate de nuestro naufragio, esa situación de desorientación en la que todas las personas, independientemente de su orientación sexual, andamos metidas.

    Reacción distinta me provoca la reflexión que John Klark ha dejado en el comentario anterior a este mío. No comprendo cómo un cristiano puede realizar una declaración así. Vincular el ministerio eclesiástico de mujeres, o la homosexualidad con la expresión “perversos perros” me parece tal infamia que no comprendo como no se ha moderado este comentario. Denota una tal falta de respeto, que pido a los responsables de esta página que lo eliminen inmediatamente. Carece de las más mínimas sensibilidad y humanidad, y es hiriente para las mujeres y para los homosexuales. No creo que los moderadores puedan estar de acuerdo con tal expresión de inquina.

    Muchas gracias.

  • Nico

    Me alegro de que la IASD esté hablando y posicionándose sobre un tema que han ido dejando de lado durante tantos años. Han dado un paso hacia adelante en la comprensión/aceptación de este tema tabú, aunque personalmente me parece un pasito demasiado pequeño para lo que realmente se necesita en estos tiempos. Quizás no habría estado de más haber ido un poquito más lejos. Las palabras de Lan Sweeney son más que ciertas “Necesitamos ayuda para saber qué hacer en estos casos”. Hay muchísima desinformación, muy poca concienciación, y poquísimos profesionales (pastores y laicos) que sepan realmente de qué va todo esto, y cómo enfrentarlo.

    Para jOHN KLARK, me avergüenzo cada vez que me encuentro con gente “Cristiana” como tú. No mereces ni que te responda.