Rawson, jefe interino de ADRA Internacional, optimista sobre el futuro de la Agencia

16 agosto, 2012 - Categoría: Instituciones/Asociaciones, Internacional - Sin comentarios

Fuente: Mark A. Kellner, Adventist Review

Robert Rawson, cuyos años de servicio activo a la Iglesia Adventista del Séptimo día concluyó con su retiro como Tesorero de la Conferencia General en 2002, ha cambiado esa imagen idílica de ese período por uno como presidente interino de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) Internacional, y ha retornado a la sede central de la Iglesia en Silver Spring, Maryland.

Rawson fue llamado después de la sustitución el 24 de junio del entonces presidente Rudi Maier, cuando se inició de la búsqueda de un nuevo líder, permanente de ADRA Internacional. (Vea la Adventist Review, 26 de julio, página 9).

Al hablar con Adventist Review, Rawson, de 75 años, expresó su confianza en la misión de ADRA, y tomó nota de la reciente carta enviada a la red de ADRA a los empleados y a las agencias de cooperación de todo el mundo: “Estamos absolutamente confiados acerca de las maneras en que Dios está llevando ADRA Internacional y nuestra red. Puedo afirmar con certeza mi convicción de que el ministerio de ADRA es un aspecto importante de la labor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, y que la providencia de Dios está guiando nuestros pasos hacia una mayor eficacia. ”

También tuvo elogios para la fuerza de trabajo de la actual sede, y dijo que está pasando tiempo hablando con cada uno de los empleados de ADRA International para tener una idea de sus antecedentes, intereses y preocupaciones.

“Tenemos un equipo tremendamente talentoso”, dijo Rawson, reconociendo que había habido una reducción sustancial del personal en la sede de ADRA Internacional, en los últimos 18 meses. tengo una reunión con un miembro del personal cada media hora, dijo, eso está consiguiendo abrir un canal de comunicación.

Él dijo: “Nuestros empleados son nuestro activo más importante, y necesitan realizarse. La confianza es lo que estoy tratando de restablecer, y que todo el mundo entienda que yo creo sinceramente en el compromiso personal. ”

Lo que consigo ver a través de estas entrevistas uno-a-uno es el sentido de compromiso hacia ADRA que todos estos empleados aún tienen, agregó.

“Hay un buen potencial aquí”, dijo Rawson del personal de la sede. “Quiero decir, tenemos talento, son jóvenes y comprometidos que quieren aprender y quieren a ser mentores, y aprecio la apertura y la franqueza que tienen para expresar eso,

son capaces de comunicarse y hablar. ”

Aunque no es el encargado de crear una nueva visión de ADRA Internacional (Rawson dijo que eso lo debemos dejar para el presidente entrante), dijo que su tarea consistía en preparar al personal para la transición.

“Vi mi papel: preparar el camino al nuevo presidente de la junta través de la administración. Yo siento que mi papel aquí es, preparar a este personal, obtener una vision clara de las metas través de los desafíos que están experimentando. Y [el segundo] que se conviertan en una fuerza positiva dispuesta a [ir] apoyando al nuevo [el líder] que pronto estará a bordo de este “barco”, si lo consigo habré logrado mi tarea “, dijo.

Rawson, que pasó siete años como Tesorero de la Conferencia General, tenía décadas de servicio denominacional en los Estados Unidos y en el extranjero. Sus responsabilidades incluyeron un período como presidente de la junta de ADRA Internacional.

“Yo fui presidente de la junta durante dos años”, dijo. “Y le pedí ayuda porque era demasiado pesado para mí para llevar a mis responsabilidades, porque ADRA es una compleja organización tan importante y necesaria que necesitaba una mayor atención de lo que podía dar”, agregó.

Rawson dijo a Adventist Review que un reto clave no es sólo para obtener las subvenciones “en tramitación” llena de proyectos de ayuda, sino también ser capaz de cumplir con los requisitos de dichas subvenciones. ADRA Internacional, al igual que muchas organizaciones caritativas en el extranjero, a menudo trabaja con la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional y otros donantes para dotar a sus oficinas sobre el terreno con el fin de ayudar a los necesitados.

“Si pedimos subvenciones pero no tenemos la capacidad para administrar, es otro tema”, dijo Rawson. “Así que debemos tener la capacidad para rellenar las solicitudes de subvención [y] además de tener la capacidad para manejarlas fuera de nuestras oficinas, así como debemos tener la capacidad final de hacer realidad esas subvenciones en la práctica. Esto es muy complejo. Pero el mayor problema con esta organización no es una teoría. El mayor problema es la gestión, manteniendo todas las partes que trabajan juntas en la unidad. Estamos haciendo grandes progresos en ese sentido. ”

Y añadió: “Todo el mundo tiene una pasión en su corazón lo mismo le pasa a ADRA! Quiero decir, es sólo una organización que te invade y contagia ya que una vez que se trabajas en ella, nunca serás el mismo “.

Lea la noticia completa en la web original.