Obituario de Neal Wilson: “Mentor”, “Hombre de visión”, y “Papá”

28 enero, 2011 - Categoría: Internacional - 2 Comentarios

Por MARK A. KELLNER, Editor de Noticias, Adventist Review

Neal Wilson

Pastor Neal C. Wilson, ex-presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y padre del actual presidente mundial de la misma, Ted N. C. Wilson, fallece a los 90 años. Foto: Archivo Asociación General

Neal Clayton Wilson, presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día durante 11 años, fue recordado el pasado 19 de Enero de 2011, en el servicio fúnebre como alguien cuya “espléndida obsesión” fue “la bendita esperanza del regreso de Jesús en busca de sus hijos”.

Wilson, quien sirvió como presidente de la Asociación General, sede mundial de la Iglesia Adventista, entre 1979 y 1990 y fue instrumento de la expansión de Radio Mundial Adventista (AWR), la Agencia Adventista para el Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), y de la Iglesia en la antigua Unión Soviética, falleció el pasado 14 de Diciembre de 2010, a la edad de 90 años, tras una larga enfermedad. Le sobreviven su esposa Elinor, dos hermanas, un hermano, un hijo, una hija, cuatro nietos, y cuatro bisnietos.

“Fue un hombre de gran talento y hablididad”, dijo Francis Wernick, un vicepresidente mundial de la Iglesia, ya retirado. “Cuando fue elegido por primera vez como presidente de la Unión de Columbia, dijo: ‘Siempre sabrán cuál es mi posición’. Nos dió un gran liderazgo.”

Wernick fue uno de los 14 líderes Adventistas o familiares que rindieron tributo a Neal Wilson frente a una congregación de más de 500 personas en la sede mundial. Hope Church Channel, una de las redes de Hope Channel, emitió el servicio, que también se pudo seguir en Internet.

“Este no es un momento en el que dejamos que la muerte reine sobre nosotros”, dijo Charles D. Bradford, quien fue el presidente de la Región Norte Americana de la Iglesia Adventista después de Wilson. “Neal Wilson conquistó todo a través de su Señor y Salvador, Jesucristo.”

A lo largo de las dos horas del servicio fúnebre, orador tras orador señalaron la dedicación de Wilson a la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, alguien que dedicó décadas de servicio al movimiento. Como hijo de misioneros, como misionero él mimso, y como líder de Conferencia, Unión, División y Mundial de la Iglesia Adventista, Wilson se centró en la proclamación del Mensaje de los Tres Ángeles – el texto que se encuentra en el capítulo 14 de Apocalipsis que presagia el regreso de Jesús – como algo primordial.

Sus muchos ejemplos de liderazgo fueron un tema recurrente.

“Permaneció como una torre de justicia en medio de un desierto de desesperación y trajo esperanza a nuestros corazones”, dijo C.D. Brooks, a quien Wilson llamó para ser evangelista de Unión. Brooks dijo que Wilson fue muy querido entre la comunidad Afroamericana por su gran papel contra el racismo y por la reconciliación en el movimiento Adventista.

Neal Wilson “apoyó en gran manera a los presidentes de División”, dijo Jan Paulsen, ex-presidente de la División Trans-Europea y el último presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista. “Les apoyó y les dejó realizar sus propios proyectos”, añadió Paulsen, señalando su admiración por “la apertura con la que Wilson se relacionó con la gente. Agradezco a Dios por el ejemplo que me dio.”

Wilson “no simplemente animó el evangelismo,” dijo Robert S. Folkenberg, Sr., quien le sustituyó como presidente de la Asociación General, “él lo hizo.” Folkengber recordó la voluntad de Wilson de ir a Panamá y presentar una serie de reuniones evangelísticas, mientras servía como administrador de la Iglesia. También subrayó que Wilson trabajó, cuando la antigua Unión Soviética aún permanecía en pie, para unir las ramas dispersas del Adventismo que se formaron en la Revolución de 1917, haciendo posible el establecimiento de una editorial y un seminario allá.

“Dios usó este hombre de una forma notable”, añadió Folkenberg.

El embajador Joseph Verner Reed, Subsecretario de las Naciones Unidas y Consejero Especial del Secretario General Ki Moon, dijo que él y su esposa recordarán la “dignidad de Wilson, su amabilidad y cariñoso cuidado por los demás”, como los grandes “hitos de una vida bien vivida.”

El editor retirado de la Adventist Review William Johnsson, quien se unió a Wilson como parte del grupo de seis Adventistas que ascendieron al monte Kilimanjaro en Tanzania el año 1988, dijo que “Wilson fue uno de los líderes sobresalientes de esta Iglesia. Su mente era como una enciclopedia.”

Los muchos tributos hacia Neal Wilson, el administrador y líder fueron complementados con las reseñas a Neal Wilson, el hombre de familia, padre y abuelo. Los nietos de Wilson, quienes presentaron la lectura de un texto bíblico cada uno, la hija, Shirley Wilson Anderson, profesora en la Universidad de Walla Walla, recordó muchos atributos de su padre, incluyendo su confianza en Dios, confianza en la gente y su atletismo y ánimos hacia ella y su nieto.

“Nuestros padres fueron maravillosos, y fuimos bendecidos al crecer en un hogar cristiano”, dijo el pastor Ted N.C. Wilson, hijo de Neal y actual presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista. Remarcando la gran fe que compartieron él y su padre en la enseñanza de la Biblia acerca de la resurrección de los justos en la Segunda Venida de Jesús, Wilson dijo confiadamente: “Volveré a ver a mi padre.”

Fuente: Adventist Review. Traducido: Pedro Torres.

  • http://BarcelonaEspaña Pilar Soto Pascual

    FUË un gran hombre de Dios,esperamos la Venida para poder estar totos juntos, con los seres que amamos…Asi sea..

  • http://estudiarlabiblia.blogspot.com Pedro Torres

    No lo llegué a conocer, pero todo el mundo que me habla de él y que tuvo la oportunidad de conocerlo personalmente sólo tiene palabras de elogio. Lo veremos en el regreso de Jesús.